• duisport_1075x245.jpg
  • Produktion_Losberger_1075x245_1.jpg
  • Fashionweek_Berlin_2.jpg
  • London_Design_Festival_1075x245.jpg
  • Konfektion_Losberger_1075x245.jpg
  • container_sub.jpg
  • Produktion_Losberger_1075x245.jpg
  • Olympic_Games_Rio_1075x245.jpg
  • wuerth_sub.jpg
  • Goodwood_neu.jpg

La pregunta es siempre la misma:

¿Lo que compro vale su precio?

Interten07_1.jpg

Sea lo que sea que queramos comprar, una de las cuestiones más importantes que siempre nos planteamos es su relación calidad precio. A esa pregunta, nosotros le respondemos repetidamente con un claro sí, porque sabemos qué calidad obtenemos de «nuestros» proveedores habituales o de marcas consolidadas y reconocidas.

 

Las dudas nos surgen cuando recibimos ofertas de servicios supuestamente equivalentes por un precio muy inferior, a menudo acompañadas de afirmaciones como que «es exactamente igual de bueno que el de "XY"». A todos nos ha pasado alguna vez y sabemos que hay que ser muy precavido ante estas situaciones.

 

En realidad todos lo sabemos

 

La calidad tiene su precio. Sencillamente es más costoso ofrecer un servicio de máxima calidad que uno de más bajo nivel.

 

El crítico social inglés del siglo XIX John Ruskin ya lo dijo en su tiempo:

 

«No existe prácticamente nada en este mundo que no haya alguien que pueda hacerlo algo peor y venderlo algo más barato, y aquellos que solo se orientan por el precio son presas fáciles de dichas maquinaciones.

Pagar más de la cuenta es poco inteligente, pero también lo es pagar demasiado poco. Si paga de más, solo perderá algún dinero. Pero si paga de menos se arriesga a perderlo todo, ya que es posible que el objeto adquirido no pueda cumplir la tarea prevista.

La ley de la economía hace que sea imposible obtener un gran valor por poco dinero. Si elige la oferta más baja, debe reservar cierta cantidad para compensar el riesgo que está tomando. Y si lo hace, significa que también puede permitirse pagar más por algo mejor.»

 

Relación calidad precio

 

Como cliente, desea obtener un servicio de primera con una buena relación calidad precio y que se adecúe perfectamente a su uso previsto. Lo entendemos bien, porque eso mismo es lo que exigimos a nuestros proveedores. Desde un asesoramiento objetivo y personalizado, pasando por productos desarrollados y fabricados con sumo cuidado, hasta un servicio de asistencia completo y competente.

  

Por esta razón seguimos invirtiendo constantemente en nuestras áreas de tecnología, desarrollo y fabricación, en materiales de máxima calidad y en empleados comprometidos y cualificados, así como en el tiempo que nos tomamos para escucharle detenidamente y ofrecerle una solución a medida acorde con sus necesidades. Y es que su beneficio y su confianza en nuestro servicio son lo que más nos importa. Al igual que calcular un precio justo.